Aplicaciones del vidrio laminado: seguridad, aislamiento térmico y acústico.

©Flickr Levent Akkaya - Aplicaciones del vidrio laminado
©Flickr Levent Akkaya

El vidrio laminado tiene muchos usos, sus principales aplicaciones son para lograr un adecuado aislamiento térmico y acústico en las viviendas, pero su uso principal es el de la seguridad, por lo que es necesario definir cuáles serán las zonas de circulación o permanencia, qué áreas podrían ser confundidas con accesos e instalar cristales laminados en estas zonas, así como en las puertas de cristal.

El vidrio laminado está conformado por dos hojas de vidrio plano de variado espesor y tonalidad que están unidas por una lámina de PVB (polivinil butiral) mediante un proceso de presión y calor en autoclave.

Los vidrios laminados son diíciles de atravesar ante un impacto, y en caso de fractura, los trozos rotos quedan adheridos a la lámina de PVB, manteniendo la visibilidad e integridad del cristal, y estos son dos de los principales beneficios que se obtienen al instalar este tipo de vidrios.

Se recomienda colocar vidrios laminados en áreas vidriadas de riesgo, que es como se le llama por ejemplo a aquellos vidrios colocados en puertas, en áreas adyacentes que puedan ser confundidas con accesos, o aquellos colocados a baja altura. También se recomienda su uso en techos o fachadas inclinadas más de 15º respecto a la vertical y sobre áreas de circulación o permanencia.

Aislación del ruido exterior

Ahora, si lo que nos preocupa es la aislación del ruido, las ventanas suelen ser el punto más débil de una construcción. Para obtener una adecuada atenuación acústica en la vivienda se deben instalar cristales laminados en los que cada una de las hojas de vidrio que lo componen difiera entre sí al menos un 30% (por ejemplo, 3 y 4 mm, o 4 y 6 mm). A su vez, el espesor de la lámina de PVB no debería ser inferior a 0.76 mm.

Existen casos especiales en los que se necesita aislar aún más el sonido exterior, y en estos casos lo que se recomienda es que exista una separación entre capas (cámara de aire) de 100 a 200 mm.

En cuanto al aislamiento térmico, lo más recomendable será utilizar doble vidriado hermético (DVH) con una cámara de aire en el medio. Esta masa de aire no influye significativamente en la atenuación de los sonidos, pero si se eligen adecuadamente los vidrios que formarán la unidad de DVH, se puede alcanzar, además de una excelente aislación térmica, una aislación acústica moderadamente alta.