¿Cómo limpiar el vidrio templado?

Aunque las mesas de vidrio templado o las superficies de este tipo de vidrio puedan parecer muy bellas, sobre todo si se saben ubicar en un espacio, no se verán atractivas si están sucias. Desafortunadamente, si cuentas con vidrio templado por mucho tiempo, esto se vuelve inevitable, así que antes de que comiences a limpiar el vidrio, debes aprender las técnicas adecuadas para tratar este material tan único. Si no sigues estas recomendaciones, tal vez lo puedas dañar accidentalmente.

Prepara los materiales de limpieza

Para comenzar, necesitas prepara una mezcla que te permita limpiar las superficies, los que se usan de manera usual son el agua y el jabón. Mezcla el agua y el jabón en cantidades iguales dentro de una botella con spray y tápala.

Lavando el vidrio

El vidrio templado es de hecho, muy fácil de limpiar, pero también puede resultar fácil de dañar cuando no se sabe manejar. Cualquier partícula que rasque por tiempo repetido al vidrio templado puede provocar que se fracture. No tomes atajos en cuanto a la limpieza del vidrio, si bien te pueden ahorra tiempo, tal vez arruines por completo el vidrio.

Primero, rocía el vidrio templado con la mezcla de agua y jabón. Espera 10 segundos y después limpia el vidrio con una esponja suave. No uses estropajos, ya que este sería muy duro para la superficie, usa el lado suave de la esponja siempre.

Haciendo esto a las piezas enteras del vidrio puede ser perjudicial, es mejor ir limpiando el vidrio por secciones, es decir, rociar, esperar y limpiar con la esponja, así con cada parte.

Lidiando con los espacios de difícil acceso

Es posible que algunas áreas del vidrio templado sean más sucias que otras y no respondan tan bien ante el agua con jabón. Si lavas todo el vidrio y sigue estando sucio, tendrás que prestarle especial atención. Como sea, evita usar cualquier método que conozcas que quita manchas de maneras agresivas, ya que esto podría dañar el vidrio. Sólo deja ese punto al final y cuando llegues a él, límpialo con la esponja y el jabón con agua, no hay mancha que no se quite.

Secando el vidrio

Usa tela limpia, seca y suave para pulir el vidrio. La micro fibra es una de las mejores elecciones para este trabajo, pero cualquier tela no abrasiva puede ayudarte sin ningún problema. Se gentil con los movimientos, ya que, si aplicas fuerza de más, puedes provocar fracturas en el vidrio.

Si llevas a cabo estos pasos de la manera en que se indican, tu cristal templado se debería ver tan limpio como si fuera nuevo.